jueves, 10 de agosto de 2017

Homenaje a 3 maestros en la historia de Víznar


Magdalena Martín Baena

Blas Caballero Sánchez

Mercedes Requena Orantes




Nacidos a finales del siglo XIX, desarrollan una memorable labor pedagógica hasta bien entrada la segunda mitad del pasado siglo. Será Magdalena la que más corto periodo de tiempo ejercite la profesión a causa de  su prematura vinculación vocacional a una Orden religiosa monástica.

Magdalena Martín Baena y Blas Caballero Sánchez, unidos por lazos familiares, tía y sobrino, fueron discípulos directos de D. Andrés Manjón, en adelante Padre Manjón, fundador de las Escuelas del Ave - María, y del Seminario de Maestros del mismo nombre, situado en las proximidades del Sacro Monte de Granada.

Mercedes Requena Orantes fue Maestra Superior de Enseñanza Primaria, licenciada en la Normal de Granada. Las tres biografías que se presentan abundan en detalles sobre la vida profesional de cada uno de ellos.

La labor docente ejercida por los dos primeros; Magdalena Martín y Blas Caballero, fue siempre fuera de Víznar, en aquellas incipientes Escuelas del Ave María que iba creando por nuestra geografía el Fundador  El Padre  Manjón, consolidadas ya después como verdaderas  instituciones en el campo de la Pedagogía Manjoniana.

Para Mercedes Requena Orantes, vinculada a Víznar familiar y profesionalmente, cabe resaltar la gran labor docente realizada en la Escuela de Primera Enseñanza de Niñas de Víznar a la que dedicó, a tres generaciones de alumnas, todo su esfuerzo. Hay aún numerosos testimonios directos de las que fueron sus discípulas.

Así, con este sencillo homenaje, ciertamente retrasado en el tiempo, se pretende glosar   las muchísimas y valiosas  cualidades personales y la, dedicación y el gran amor a la enseñanza que en ellos siempre presidieron ;  en la vida docente de  estos tres  Grandes Maestros de nuestro Pueblo.


Valorando la trayectoria docente y de otras actividades secundarias desarrolladas, se ofrecerán numerosas muestras, plasmadas en documentos, citas, referencias,actas, publicaciones, estudios, fotografías, objetos y cartas personales  entre otros.

Nos unimos con este sincero y sentido homenaje, a estos nuestros tres Pedagogos, con el reconocimiento y gratitud por lo mucho y bueno que supieron dar por la Escuela, en beneficio de la educación de los niños de su tiempo.

Manuel Martín Espigares
Doctor en Ciencias Químicas
                           
Salvador Ruiz Caballero
Maestro de Primaria.
Cronista Oficial de Víznar



Dª MAGDALENA MARTÍN BAENA
1878-1946



Nació en Víznar (Granada) el 2 de octubre de 1878, hija de Manuel Martín Adarve y de Josefa Baena Gómez. El  6 del mismo mes, recibe las aguas bautismales imponiéndosele el nombre de Magdalena de Todos los Ángeles. El hecho de que su padre, molinero de profesión, regentara por entonces un molino en una de las acequias del rio Darro en las proximidades del Sacro Monte, le brindó la oportunidad de asistir como alumna a las Escuelas del Ave María fundadas por el D.Andrés Manjón en 1888.

Seguidamente y preparada directamente por el P.Manjón hizo la carrera de magisterio que terminaría con la calificación de sobresaliente el 3 de octubre de 1895.Es la primera de la promoción de las maestras formadas por el Fundador, germen de lo que sería en años sucesivos el Seminario de  Maestros del Ave-María.

A sus 17 años es destinada a Sargentes de Lora (Burgos), pueblo natal del D. Andrés Manjón, para hacerse cargo de la recién fundada Escuela del Ave María, la primera fuera de Granada. Con Magdalena Martín aumentó el número de alumnas, llegando a 84 en el curso 1897-98, y a 30 internas y 60 externas en el curso 1898-99.Al enfermar por exceso de trabajo, le ayudaron  otras dos compañeras procedentes de Granada. Asistió y ayudó durante la enfermedad a la madre del P.Manjón, en sus dos últimos años, hasta su fallecimiento en 1898.

Regresó a Granada en junio de 1899 incorporándose a la Escuela Matriz del Camino del Monte. En enero de 1900 se inauguró la Escuela del Ave María de la Quinta a la que quedaría incorporada.

Su profesión como docente se vería trucada por una prematura decisión personal de incorporarse a una Orden religiosa de clausura. El 17 de mayo de 1903 ingresó en el Convento de la Encarnación, donde profesó el 18 de diciembre de 1904, haciendo votos solemnes el 27 de diciembre de 1907.

Fue nombrada Abadesa del Convento, el 24 de julio de 1923 y en ocasiones, desarrolló labores de docencia como Maestra de Novicias. Desde su vida conventual mantuvo continuada correspondencia con su maestro D.Andres Manjón,  hasta el fallecimiento de éste en 1923, después lo hizo con su sucesor el sacerdote y obispo mártir, el Beato D.Manuel Medina Olmos, quien sería su director espiritual.
En el escaso recorrido de Magdalena Martín en su labor docente hay innumerables testimonios de sus cualidades, dedicación y gran labor realizada, tal como lo recoge el diario del Fundador y otras publicaciones de eminentes continuadores y estudiosos de la pedagogía manjoniana.

Del análisis de la amplia correspondencia, de carácter particular, mantenida con su familia hay sobradas muestras de lo que fue su vocación pedagógica, como lo evidencia su interés y seguimiento por una mejor formación y aprendizaje de los jóvenes miembros de la familia de la siguiente generación
Asimismo, su formación, cualidades humanas, espiritualidad y su entrega, tanto en su etapa docente, como después desde en su vida conventual, fueron siempre un referente para todos los que la conocieron o tuvieron ocasión de relacionarse, hay suficientes referencias.
En los últimos años enfermó de la vista, lo que le limitaría su comunicación escrita.
Falleció el 30 de enero de 1946 en el Convento de la Encarnación, al que dedicó 43 años de su vida.




MAGDALENA:

La más espiritual de todas las maestras
Del Diario de D. Andrés Manjón 1895 – 1904


2 de Enero de 1901.- Magdalena y Ángeles se trasladan a Quinta Alegre para allí vivir y enseñar.   Av. M , Av. M, Av.M

12 de septiembre de 1901.- Magdalena, la más espiritual de las Maestras formadas en el Ave María, a instancias de sus padres y por no dejarlos solos, se queda en su casa por ahora y cesa en el Ave María. Hemos perdido por distinto motivo a D. Isidro y a Magdalena. Ahora veremos si hay quien los reemplace, y si el Ave María es algo más que ésta o aquélla recomendada persona. Tú, Dios Omnipotente no necesitas de nadie para hacer mundos, ni para conservarlos; mas yo no soy Tú. Dime o dame quien te sirva, ya que los que antes me diste, quizá por mi culpa se han ido. Av. M , Av. M, Av.M

4 de Noviembre de 1901.- Ayer vino a confesar desde Víznar al Monte Magdalena Martín, a quien pagué cuanto debía (844 pts.) por sus servicios y estancia en las Escuelas.

IMPONER EL HÁBITO
13 de Noviembre de 1903.- Quiere Magdalena Martín y la Sra. Abadesa que  el 21, día de la Presentación, imponga el hábito a la primera hoy aspirante a novicia en el Convento de la Encarnación. Av.M

Abadesa de la Encarnación. 24 de Noviembre de 1903.- Tengo un dote de 5.000 pts. para otra Maestra del Ave María. A ver si lo bueno que allí se cría (se refiere a la novicia Magdalena) Sor Clara, quiere ser nuestra compañera, se lo dice V. y que venga.

18 de Diciembre de 1904.- Por la mañana, profesión de María Magdalena.


MAGDALENA:
La llamada de Dios :

Ingresa como monja clarisa en el Convento de la Encarnación de Granada
 1903 – 1946




A los diecisiete años de edad, a los pocos días de conseguir su título de maestra, parte el 22 de octubre de 1895 hacia Sargentes de Lora (Burgos) para acometer la empresa de fundar unas escuelas del Ave María en la que fue cuna natal de D. Andrés Manjón. Permanece en este puesto como Maestra e Instructora de jóvenes, siempre dedicada al servicio de los pobres y con una clara inquietud apostólica.

Al enfermar por exceso de trabajo, le ayudan otras dos compañeras. Pero en julio de 1900 regresan definitivamente a Granada. En 1º enero de 1901 se incorpora a las Escuelas de la Quinta Alegre. Pocos meses después, el 18 de septiembre de 1901 solicita la baja definitiva en las Escuelas y el 18 de noviembre del mismo año ingresa como novicia observante en el Convento de la Encarnación de Granada.

El 18 de Diciembre de 1904 hace su Profesión como Monja Franciscana Clarisa con el nombre de Sor Magdalena de Jesús Crucificado.

La espiritualidad de Sor Magdalena bien la refiere su Director Espiritual, el Canónigo del Sacromonte Monseñor D. Manuel Medina Olmos, en un nutrido epistolario  sostenido hasta su muerte como mártir en 1939, siendo Obispo de Guadíx.

El día de la imposición del hábito le diría D. Andrés: “Ya todos hemos hecho tu gusto,  a ver si tú aciertas a hacer el de Dios”

Cuarenta y tres años viviría Magdalena en el Convento, en donde desempeñó los cargos de Secretaria y posteriormente Madre Abadesa el 24 de julio de 1923. También fue en los años 40 Maestra de Novicias.
Murió dulcemente de bronconeumonía el 20 de enero de 1946. Cuentan que después de su muerte el cadáver fue muy venerado por los granadinos- algunos pasaban sobre su féretro estampas y rosarios para guardarlos como reliquias.



D. BLAS CABALLERO SÁNCHEZBLAS
1895 – 1997



Nació en Víznar el 25 de Junio de 1895. Hijo del afamado poeta local Blas Caballero Gómez (1867-1911) y de Rosa Sánchez Baena. Huérfano a los cinco años, le acogen los brazos amorosos de su segunda madre, Josefa Martín Baena y de su tía Magdalena Martín Baena. Su relación con esta última fue crucial pues realizó estudios elementales bajo la tutela y dirección de Dª Magdalena Martín Baena, discípula del eminente pedagogo D.Andrés Manjón. A los quince años ingresó en el Seminario de Maestros: Institución Pedagógica fundada por D. Andrés Manjón para la formación de educadores bajo los auspicios de una pedagogía avemariana.

Comenzó el ejercicio de su magisterio en la Colonia Manjoniana de El Triunfo bajo las directrices de D. Pedro Manjón. A sus veinte años Manjón le envía a regentar una colonia avemariana en la localidad de Arnao Avilés (Asturias) y dos años más tarde el 23 de octubre de 1917 D. Juan Sitges, Director General de la Real Compañía de Minas Asturiana S.A. se dirige a D. Blas para confirmarle su nombramiento como Director del Complejo Manjoniano, fundado para los hijos de sus obreros y empleados en cuyo puesto permanecerá durante casi medio siglo.

Tras una vida fructífera y fecunda, en una dilatada labor a lo largo de cincuenta años dedicados a educar y formar a miles de alumnos, D. Blas recoge en su obra Cincuenta años de Magisterio interesantes muestras de una trayectoria  en el marco pedagógico de lo que fueron sus Escuelas manjonianas de la Real Compañía de Minas Asturiana S.A. Belga, donde fue su Director de 1917 a 1964.

En la titulada:  Manjón: Sus ideas políticas y sociales abunda en el pensamiento e ideario de su venerado Maestro. Siempre a la sombra de tan divino mentor supo aplicar el modelo avemariano afirmando a su vez los valores sociales, políticos, intelectuales, físicos y morales que emanan del Cristianismo.

En 1947 ve la luz Un cervantista Peruano del siglo XVIII. Esta curiosa obra figura con reconocido peso entre la bibliografía cervantina. En ella se expone el hecho extraordinario de este Arzobispo que decoró su propio palacio con escenas del Quijote. Razón por la cual D. Juan Manuel de Moscoso y Peralta es considerado un insigne cervantista. Completan su biblioteca Nuestra Responsabilidad ante el Peligro Comunista, Temas de Caza, La monografía de Los Molinos de Viento , D. Juan Manuel de Moscoso y Peralta y dos obras inéditas: Víznar en el Pasado donde se desvela el acontecer del pueblo de Víznar desde su aparición en el horizonte histórico hasta entrado el siglo XX. Libro escrito con filial amor a la que fue su tierra natal, sin olvidar y compaginar el rigor investigativo con la  nota testimonial de sus vivencias y recuerdos y Estampas de Víznar: Colección de relatos cortos en una peculiar línea afectiva, pálpito de la vida y costumbres del pueblo de Víznar a principios del siglo XX. Abundan las descripciones y semblanzas a personajes, así como los testimonios verídicos de acontecimientos narrados en primera persona.

Como publicista se cuentan miles de artículos publicados en periódicos y revistas nacionales, siempre bajo el signo del españolismo y la caballerosidad. En todos ellos campea la espiritualidad y  el mensaje del Cristianismo, considerados como sublimes redentores de la sociedad, llevados a restablecer el orden, la paz y la justicia. El volumen Día a Día recoge algunos de ellos, siendo distinta la índole de su temática pero siempre con el denominador común del autor que los creó. Esta obra selecciona sus colaboraciones y escritos, de entre los miles aparecidos en distintos periódicos tales como La voz de Avilés, Región y La Nueva España, Carbón y La Voz de Asturias, Ideal de Granada, y las publicaciones profesionales de El Magisterio Avemariano, y La Escuela, de Oviedo. A sus cien años era aún asiduo colaborador en la revista El Bollo y el diario La Comarca del Eo. Fue decano de la prensa asturiana.

Premio Nacional de Pedagogos Contemporáneos
Hijo Predilecto de Víznar
Dos veces condecorado por el Gobierno Belga


BLAS CABALLERO:
COMPLEJO MANJONIANO DE LA REAL COMPAÑÍA ASTURIANA  DE MINAS S.A. BELGA
 1917 - 1964



En el Complejo Minero de la Real Compañía Asturiana de Minas S.A. de capital Belga, se crearán las Escuelas del Ave María de Arnao. Ya D. Andrés Manjón mantiene con los directivos de la empresa el compromiso de hacerse cargo de esta nueva colonia, servida por maestros de formación y espíritu avemariano. Se comenzó a construir en 1910 y quedó terminada la obra el 7 de marzo de 1913. El mismo Manjón  estuvo en Avilés dos días para asistir al acto de la inauguración  que tuvo lugar el  3 de julio de 1913.

Abren sus puertas a los hijos de los empleados y obreros de la Real Compañía, pero también acoge a muchachos de humilde condición. Pronto estas escuelas son un claro referente en el mapa educativo asturiano, siempre en el marco de los Principios Educativos del Avemaría. Sus directivos no escatimaron esfuerzos ni presupuesto a la hora de ser diseñadas con las más innovadoras instalaciones.

El modelo constructivo replica al de Granada, con sus patios amplios, sus zonas ajardinadas, arboledas, fuentes, mapas en relieve sumergidos, gráficos, rayuelas.... El edificio se compone de una doble planta para albergar cuatro clases graduadas mixtas. Se accede por una amplia escalinata. Una bien costeada puerta de cristales sirve de umbral a un vestíbulo donde está el Despacho del Director. Además de las aulas cuenta con aseos, lavabos diferenciados, cocina y comedor. Consideradas como las mejores dotadas en recursos y material, menaje, libros y biblioteca.


El 23 de octubre de 1917, D. Blas Caballero, recibe el comunicado oficial por parte de D. Juan Sitge, Director de la Real Compañía Asturiana de Minas S.A. Belga, de su nombramiento como Maestro-Director del Complejo Avemariano de la Real Compañía Asturiana de Minas.

Entregó en ella medio siglo de fructífera labor desde 1917 a 1964. Tres volúmenes abundan en estos cincuenta años dedicados a la enseñanza en una fecunda siembra entre miles de alumnos de tres generaciones que le aman y recuerdan. Siempre con el referente de la pedagogía manjoniana y el pensamiento político y social de su Fundador: Lecciones de Pedagogía Manjoniana (1941), Manjón: sus ideas políticas y sociales (1946) y Cincuenta años de magisterio (1970).





Dª MERCEDES REQUENA ORANTES
1892 – 1975



Nació en Granada el 11 de julio de 1892. Realiza la carrera de Magisterio en la Escuela Normal de Granada obteniendo el título de Maestra Superior con la calificación de sobresaliente. Inicia el ejercicio de la profesión a lograr como número 1 de su oposición la titularidad en propiedad de Maestra de Víznar, toma posesión el 23 de mayo de 1914 Tiene entonces 22 años.

Desde su primer año de Maestra en Víznar es evidente su eficaz labor docente, traducida en los progresos de sus alumnas. Es notorio señalar cómo la Junta Local de 1ª Enseñanza, pretendiendo verificar el estado de progreso de la Escuela de niñas, por entonces reagrupadas todas la edades escolares, realizó una visita en la que se le mostraron, y pudo examinar: cuadernos de escritura, de habilidad en cálculo, trabajos de costura y bordados, además de asistir a una muestra presencial de cantos y recital de versos. Todo fue muy satisfactorio para la Junta tal como quedó reflejado en el Libro de Actas, obteniendo repetidamente el voto de gracia de los concurrentes.

En 1917 por concurso de traslados se hizo cargo de la Escuela Nacional de niñas en Zafarraya, donde permanecerá hasta finales del curso 1922-23.La eficaz labor docente de Mercedes Requena quedó igualmente reflejada en el progreso de sus alumnas en este Pueblo.

No faltan notas de prensa, en este tiempo, donde se pone de manifiesto la admiración en la Localidad por los trabajos de las alumnas, elogiando a su vez las cualidades y dedicación de la culta profesora Mercedes Requena. En agosto de 1923 solicita el reingreso en la Escuela Nacional de Víznar, donde ejercerá con continuidad próximo a treinta años, sería hasta final del curso 1954-55. En reconocimiento a su labor y trayectoria el Ayuntamiento de Víznar, con fecha de 15 de octubre de 1957 la nombra Hija Adoptiva.

En su vida privada, contrajo matrimonio con un hijo del Pueblo, lo que daría oportunidad a fundar una familia, cuyos hijos siempre estuvieron identificados y comprometidos con Víznar.

Es en Víznar donde realiza su gran labor. Una constante en la vida docente de Mercedes Requena Doña Mercedes la Maestra” como coloquialmente se le denominaba en Víznar, fue la pasión por sus alumnas, impulsar y transmitir la mejor formación en conocimientos, e instruirlas en valores: ya fuesen cristianos, morales como otros complementarios y necesarios en la educación de su tiempo: costura, bordado, canto, recital y urbanidad entre otros. Hay sobrados testimonios ante visitas a la Escuela, ya sea de autoridades civiles como eclesiásticas, que muestran la satisfactoria orientación en la Escuela de niñas, cuyo objetivo no es otro que educar y lograr buenas personas repletas de valores.

En numerosas ocasiones supo Doña Mercedes descubrir y fomentar las capacidades de sus alumnas, orientándolas para proseguir o iniciar otros estudios, finalizada la etapa escolar. Son muchos los casos en los que esta Maestra tomaba el compromiso de hablar con los padres invitándoles, a que en la medida de lo posible, la “niña,” tenía capacidades y era merecedora de darle una oportunidad a seguir estudios de mayor nivel. Esto entrañaba para las familias entre otros: un esfuerzo económico a valorar, y el prescindir de la ayuda de la niña en el contexto familiar. Pero Doña Mercedes supo persuadir a muchos padres, y por lo general acertadamente. En este sentido, muchas de sus alumnas de Víznar nacidas en la década de los años veinte y treinta respectivamente, del pasado siglo, iniciaron estudios en las oportunidades que aquellos tiempos ofrecían: enfermería, magisterio, ingreso en órdenes religiosas, así como varias licenciaturas universitarias.

Es patente su vinculación a las Mutualidades Escolares de Previsión que las haría extensivas a muchas de las familias del Pueblo, como oportunidad de fomentar y conseguir un pequeño ahorro en posterior beneficio del niño. En este sentido, hay notas de prensa que dan testimonio de sus acertadas actuaciones, a la vez que fue merecedora de algunos premios.

En suma, con Mercedes Requena la Maestra, durante su estancia en Víznar más de tres décadas, la más larga de su vida profesional, pasaron por su Escuela varias generaciones de niñas que pudieron captar y asimilar lo mucho que su Maestra supo transmitirles, todas ellas han mostrado a lo largo del tiempo su reconocimiento, y la recuerdan con gratitud.

Posteriormente, en 1956, por concurso de traslado, es nombrada Maestra en propiedad de la Escuela Nacional de Granada, Sección: Grupo Escolar “Alcazaba Cadima”, ( actualmente CEIP Gómez Moreno ) donde permanecerá hasta agosto de 1957. Finalmente, durante  los dos últimos años 1957-59 permaneció en Granada adscrita al Grupo Escolar 8ª División Azul, donde se jubiló después de casi 44 años de servicio.

Entre sus numerosas cualidades, algunas ya mencionadas, destacó siempre por ser una persona culta, agradable, cariñosa, comunicativa.  


Dª MERCEDES:
MAESTRA MODELO
Nota de Prensa 14 de Febrero de 1915


Nos escriben desde Víznar tributando extraordinario elogio a la maestra de escuela de niñas de aquel Pueblo, Dª Mercedes Requena por su ilustración y celo en el desempeño en su difícil cargo.

Los padres de familia están sumamente satisfechos por los adelantos que observan en sus alumnas y expresan públicamente su gratitud hacia dicha profesora.

Hacía tiempo, nos dicen, no habían conocido en aquel Pueblo una maestra que tuviera ña escuela organizada y que obtuviera en todas las enseñanzas que comprende el programa tan brillantes resultados.

        Al pedirnos aquellos vecinos demos público testimonio de estos hechos nos ruegan que nos interesemos de las autoridades académicas que otorguen a la profesora Dª Mercedes Requena Orantes algún premio en recompensa que signifique el reconocimiento a su mérito y el estímulo para continuar tan penosa como plausible labor.

Trasmitimos este ruego a quienes corresponda y felicitamos al Pueblo de Víznar por tener tan excelente profesora.



Dª MERCEDES:    ¿ IMPOSIBLE ?

Comedor Escolar con una Subvención de cuatro mil pesetas de la Comisión Nacional de Mutualidades y Cotos Escolares


Si no lo veo, no lo creo.
Porque “estirar” una subvención de cuatro mil pesetas para mantener un comedor escolar desde primero de enero hasta final de junio y que en él hayan comido diariamente unas quince niñas ( un total de 2.700 comidas) y que al final haya sobrado para repartir a cada una de las comensales una cantidad nada despreciable de comestibles, esto nada más casi se lee en las Sagradas Escrituras y en la vida de santos de algunos taumaturgos, pero nada más.

Y, no obstante, esto es lo que ha hecho una Maestra esforzada y generosa. Y yo doy fe. ¿Cómo lo ha hecho? De una manera muy sencilla. Y contra lo que cree la gente, la sencillez y la grandeza son dos hermanas gemelas.

Le dio las cuatro mil pesetas la Comisión Nacional de Mutualidades y Cotos Escolares, en premio a los desvelos con los que propaga las nobles ideas de previsión desde los albores de su vida profesional.

Otra hubiera dicho: “ Y  con cuatro mil pesetas ¿Qué hago yo como está la vida?

Pero esta mujer animosa y optimista, reaccionó como reaccionan las almas grandes: “Con estas cuatro mil pesetas van a comer “gloria” mis niñas necesitadas durante todo el invierno.”

Y orientó bien la empresa desde el primer día que es como hay que hacer las cosas. Aprovechando una ocasión tan propicia como es la entrada de la Virgen de Fátima en el pueblo – que se llama Víznar y que se asoma como una mujer bonita a un ventanal de la Sierra- consiguió que se injertara en el programa la inauguración del comedor. Y así no solo puso la obra materialmente a sus pies de la Señora, cuyas manos quedaron para siempre en dulce actitud de derramar gracias, sino que el Prelado mismo bendijo los primeros manjares y el Gobernador y la Inspección y la Comisión Provincial de Mutualidades asistieron al acto, por el que empezó a sentir vivas atracciones el pueblo en masa, con tan faustos motivos congregado.

¡Ah! Por cierto que la primera comida no salió de las cuatro mil pesetas, sino que la Maestra reunió antes un grupo de lindas mocitas que fueron antes antiguas alumnas y se dijo:

-Yo quiero que vean el Señor Arzobispo y el Señor Gobernador lo buenas que sois. ¿Os atrevéis a costear y servir la primera comida?

¡Y vaya si se atrevieron! Y a mucho más que hubiera pedido. Una reina parecía cada una de ellas cuando amorosamente y un poco ruborizadas ante tan altas jerarquías, servían a sus hermanas menores.

Con tan feliz comienzo ya no podían negarse a prestar ayuda el Alcalde, los ricos del pueblo, ausentes, a los que se les escribió una carta dando cuenta a la bienaventurada empresa; los propietarios de la localidad, cohibidos para decir que no, y a los que solo se les pedía un kilo de garbanzos o de judías, el pan de un día, un poco de leña para el hogar… Y se sirvió cada día un plato fuerte, un principio y un postre de frutas.

Hubo sus extraordinarios. Por ejemplo por San Antón las típicas habas aderezadas con productos del cerdo. Yen tal cantidad entraron orejas, rabos y patas, que alguna graciosísima chiquilla hubo de exclamar ante las fuentes repletas:

-      ¡Ni el Litri tiene más orejas y más rabos que nosotras!
Y escenas tan emotivas como este sencillo diálogo entre la Maestra y una niña:
¿No le pones sal al huevo?

-      No lo sé. Porque como no los he probado nunca.
      Alguna vez hubo “convidados”: El día de la Primera Comunión la comida fue general y se sirvió en el Ayuntamiento. No lo he preguntado pero el Señor Alcalde no permitiría que se pagase con los fondillos del Comedor.

     Y siempre, desde el primer día, la gratitud de las madres, que al poner las camisillas a sus hijas iban notando como cada vez se hacía más difícil contarles las costillas… y admiración del pueblo por la excelsitud de la obra; y el respeto de los poderosos, y el cariño de las niñas fueron como una inmensa y nítida aureola sobre la que destacaba en la monotonía gris de la vida de la aldea, la rosa lozana de la caridad abierta en universal y fragante lección. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario